6 claves para mejorar la contabilidad directiva de tu empresa

En el marco empresarial, la contabilidad directiva o de costes es la contabilidad interna, para el cálculo de los costos y movimientos económicos y productivos en el interior de la empresa. Sirve para tomar decisiones en cuanto a producción, organización de la empresa, etc.
Esta contabilidad no transmite más allá de la propia entidad los datos adquiridos. Esto es porque tienen que ver con cuestiones administrativas de la propia empresa y es utilizada por los rangos superiores para juzgar cuestiones relacionadas con las metas y objetivos propuestos así como también las políticas implementadas. También son útiles para predecir lo que ocurrirá y la planificación.

Ideas o claves para mejorar la rentabilidad de tu compañía

1. Clasificación de gastos

Los gastos se clasifican de acuerdo a su función, identificación, por sus resultados, variabilidad o bien momento en que se determinan.
Los gastos no son más que egresos que de una forma u otra se producen del patrimonio de una empresa o bien de un particular, estos se traducen en egresos por cuanto consisten en la salida de parte de los ingresos.
Los gastos siempre inmiscuyen una especie de disminución en la totalidad de bienes que una persona posea, y los cuales obedecen a un determinado fin; esta es la principal característica que los diferencia de las perdidas, puesto que estas últimas se corresponden con la evasión de parte del patrimonio de forma no prevista, tal es el caso de un imprevisto en el proceso de producción que impida la salida de un producto al mercado.
a clasificación de los gastos guarda gran relevancia para las ciencias financieras con la finalidad de conocer a mayor exactitud las partidas de ingresos y egresos de una persona.

2. Detección de gastos contables

En esta línea, y citando el hipotético ejemplo, se podría dar el caso de que la partida de taxis resultase en exceso elevada, gracias a lo cual la empresa podría estudiar nuevas decisiones a tomar, como por ejemplo tratar de negociar una tarifa fija con la compañía de taxis más utilizada, potenciar el uso del transporte público para desplazamientos de negocios, invertir en la compra de vehículos de empresa -como pueden ser coche o motocicletas para desplazamientos urbanos-, o incluso proveer a los trabajadores de bicicletas. Y es que con información detallada y actualizada se pueden adaptar las decisiones a las circunstancias más actuales, a las políticas de empresa y a las necesidades de sus trabajadores. Es importante, pues, enfocar la contabilidad directiva a la detección de gastos contables innecesarios para poder aumentar la capacidad de toma de decisiones y el control sobre las acciones a llevar a cabo.

3. Mayor control presupuestario

De la misma manera, la mejora de la gestión que se realiza en relación a los costes pasa por un mejor control del cumplimiento del presupuesto. La ejecución presupuestaria puede seguirse al detalle para detectar problemas, desviaciones, malas prácticas o gastos no esperados, siempre con el objetivo de tener un control pleno del uso que se hacen de los recursos económicos de la compañía. Así, y continuando con el ejemplo anterior, en el caso de un aumento del gasto en desplazamiento de los trabajadores, será mucho más fácil detectar el origen: si es que aumentan las tarifas de los taxis, sube el precio de la gasolina, etc. Por eso mismo, resulta indispensable contar con herramientas que permitan la detección de estas desviaciones contables para poder ajustar el presupuesto actual (pero especialmente los posteriores) en base al feedback informativo que se recibe.

4. Facilita el cálculo de rentabilidad

Por otra parte, tal y como señala el artículo, la contabilidad de gestión también permite una mejor imputación de los gastos por departamentos, por centros de coste; incluso por clientes y proyectos. Con esta información se puede estudiar la rentabilidad del trabajo realizado, saber cuánto se ha ganado por cada cliente en particular o por cada encargo. Esto permite también mejorar la eficiencia de la empresa: potenciar clientes o tipos de proyectos más rentables que otros, reorientar el negocio si es necesario o aumentar la rentabilidad con el análisis de los costes indirectos. Así, enfocar la contabilidad directiva al análisis de la rentabilidad de las líneas de negocio puede ser crucial para saber si merecen o no la pena.

5. Permite establecer la rentabilidad por departamentos

Asimismo, esto es igualmente aplicable a los departamentos o centros de costes de la empresa. Con la contabilidad de gestión podremos calcular la rentabilidad, pero teniendo en cuenta otros factores además de los puramente financieros. Por ejemplo, en el caso de tener varios establecimientos, nos permite saber cuál es más rentable. O saber el retorno que genera el departamento de marketing o el departamento financiero, dos áreas que no son productivas propiamente hablando y que, sin una contabilidad directiva, carecerían de valor para la empresa. Es importante, pues, manejar herramientas que permitan cuantificar su rentabilidad al margen de los datos estrictamente productivos.

6. Automatización de entrada de datos

Por último, existen herramientas de gestión de gastos que pueden aportar datos muy importantes y ahorrar trabajo en la realización de un plan de contabilidad de gestión, permitiendo a sus usuarios una clasificación rápida, ágil y automática de los gastos de viajes de empresa según su tipo, pero también por departamentos, centros de coste o incluso trabajadores, formas de pago, etc. En este sentido, generar bases potentes con los datos obtenidos es esencial para la mejora de la contabilidad directiva. Así, una de las mejoras más inmediatas sería la automatización de la entrada de datos, ya que sin herramientas capaces de ahorrar tiempo en este aspecto, resultaría harto complicado analizarlos y conseguir de este modo mejorar el rendimiento financiero de una empresa.

Table of Contents

Category

Have Any Question?

Do you have any questions or need further assistance? Feel free to contact us anytime. We’re here to help!