Flujo de caja: ¿para qué sirve y cómo mejorarlo en tu empresa?

En las entradas de dinero tendrás que considerar las ganancias por ventas de contado o cobros de créditos, si aplica en tu negocio. En cuanto a las salidas de capital, ten en cuenta el valor de tu nómina mensual, los cobros por préstamos o el pago de proveedores, por nombrar algunos ejemplos. Conoce aquí cómo gestionar el flujo de caja de tu empresa y mejorarlo.

Ten tu información siempre actualizada

La información es muy valiosa en el mundo de los negocios. Tener tus finanzas actualizadas te permitirá controlar de manera real tu flujo de caja. Lo importante de este ejercicio es documentar sin excepción cada entrada y salida de dinero. Así lograrás una operación confiable y sabrás con qué dinero cuentas para tomar decisiones de inversión. Además, no olvides que el flujo de caja es uno de los ítems que revisan las entidades financieras para saber la solvencia de una empresa.

Algunos emprendedores pasan por alto los gastos variables, lo cual perjudica este proceso. Por ejemplo, debes tener muy en cuenta los gastos por comisiones de venta, compra de insumos adicionales o el pago por empleos temporales que necesitas para la operación de tu negocio. No olvides tampoco que tener claras y actualizadas las fechas de pago es algo primordial

Alcanza la rentabilidad que deseas

Una de las metas de todas las empresas es lograr la sostenibilidad económica. Con el control documentado de cada entrada y salida de dinero podrás encontrar los ciclos de tu negocio y conocer dónde hacer ajustes. Recuerda que es importante tener la liquidez suficiente para el pago de proveedores y los gastos para desarrollar tu actividad y así cumplirle al cliente final.

Para encontrar el equilibrio, podrías revisar si las facturas pendientes de clientes cumplen con los tiempos para tener el dinero en el momento adecuado; si no, en próximas ocasiones acorta las fechas de pago de tus compradores. Si en tu caso, cuando debes hacer el pago de proveedores no cuentas con el efectivo necesario; intenta en otras oportunidades aumentar los periodos de pago para que se ajusten a los ciclos de tu negocio.

Adapta tus ingresos y gastos a la realidad

Si ya conoces tu flujo de caja, puedes empezar acciones para mejorarlo y controlarlo. Analiza aquellos gastos que pueden entorpecer los ciclos de pago y podrían ser más prescindibles de lo que parece: revisa si estás pagando algún intermediario evitable o si las fechas acordadas con el proveedor se ajustan con los días que de verdad le sirven a tu negocio.

Para el caso de tus ingresos, intenta diversificar tus clientes o sus fechas de pago. No es recomendable depender de la entrada de dinero por parte de un cliente en específico para un día en especial. Recuerda que si ya encontraste un punto de equilibrio, siempre debes tener el objetivo de aumentar tus ingresos y, por consiguiente, tu flujo de caja.

 

Encuentra alternativas para tu flujo de caja

El factoring es una de las opciones a considerar para mejorarlo. En estos casos, las facturas son vendidas a una entidad financiera para así adelantar el cobro y obtener el dinero para utilizarlo de manera anticipada. Eso sí, debes considerar los costos adicionales por utilizar en este método de financiación. Tanto para ti y para tus clientes.

Table of Contents

Category

Have Any Question?

Do you have any questions or need further assistance? Feel free to contact us anytime. We’re here to help!